EL ARBOL


Hermosa tarde, plácidamente miraba a mi alrededor,
todo el verde ante mis ojos y el sol…
Mi vista en aquel árbol, sólido, asomando sus primeros brotes de primavera.
Se distinguía, fuerte, sólido, con su ramaje …perfecto.
Y casi sin pensar…me identifiqué con él.
Con buena raíz, quedó indemne de tormentas, con alguna que otra rama rota…
pero, sosteniendo el resto.
Con esa tristeza del invierno…tatuada en su tronco, en sus hojas, pero erguido.
Expectante, asomado su rostro al sol…ofreciendo sus ramas como abrigo, para que se puedan resguardar bajo ellas…
Volveré en plena primavera, para verlo en todo su esplendor…recostarme bajo su sombra.
Sentiré la tibieza de la tarde, como hoy…
en la que me sentí, como áquel árbol…

Lía

3 comentarios:

Tano dijo...

Hermosa pintura, Li. Prometo sacarte fotos a su sombra. Besos

Eric_sbn dijo...

Que bonitos pensamientos Lia.. me encanto tu poema.
sls

Mega009 dijo...

Lia Querida, que hermosa descripción de tu sentir, esos estados sensibles nos permiten reconocernos en aquello que nos es semejante...
Y quiero ver pronto tu foto en esa sombra...Besos