PRIMER AMOR


Era una nena callada, introvertida, sumergida en cualquier libro que llegaba a sus manos. Allí vivía las maravillosas historias de las cuales se sentía protagonista. Una timidez, que solamente perdía cuando actuaba en alguna obra del colegio, ya sea recitando o cantando.
Que pasara sus días idealizando historias, no significaba, falta de carácter.
Lo tenía …pero afloraba, cuando alguna injusticia ó provocación, le llegaba.
Su imagen era la de una niña flaca, con mirada profunda y largos cabellos ondulados, que siempre llevaba trenzado.
Serían sus trenzas, protagonistas, a la mirada de aquel muchacho simple que le gustaba. Como una gracia, para llamar la atención de ella, él, siempre le daba un tirón en su cabello. Hoy, quizás, cause risa, pero en ese momento, era la declaración de amor mas hermosa que había tenido.
Ella, pasaba las tardes en la puerta de su casa, solamente para ver pasar a aquel chico, que de lejos, le guiñaba un ojo. Encontró, cierta vez, una notita. Fue el comienzo del intercambio epistolar, en el que se declaraban novios. Un día, la acompaño al colegio. Él en su bicicleta, ella con sus libros. Parecían novios formales…claro que nunca se habían besado.
Así pasó el tiempo, hasta que aquella nena enamorada se convirtió en una jovencita atractiva. Una noche de carnaval, si recibió su primer beso. Fue solamente, un suave encuentro de labios. Para ella, fue un momento sublime, aunque no haya sido como aquellos que veía en las películas…
Las salidas con su “novio” eran frustrantes. A ella no la dejaban salir con “ese chico” ; le decían que no era para ella, que se trataba de un simple aprendiz de mecánico y sin estudios. Comenzaron a controlarla. No había tarde, en que ella estuviera en la puerta, en la que no se oyera el grito de su madre….Nena !! Adentro!!
Llegaron sus quince, sin mucho entusiasmo por parte de ella. Le festejaron el cumpleaños con una fiesta. Ahí, no estaba invitado su enamorado. No pertenecía a ese lugar, le habían dicho. Se recuerda de aquella noche, vestida de largo por primera vez, asomándose a la puerta de su casa, viéndolo pasar por la vereda de enfrente, con su triste mirada.
Rebelde, no seguía los consejos de su familia. Los encuentros se repetían, siempre a escondidas. Hasta que un día, resuelta, le pide a su amor: Hablá con papá, él te aprecia. Si querés seguir siendo mi novio, deberías hacerlo.
Él, no se animó. Claro, eran tan chicos!. Ella, le dijo: Si no lo hacés, no salimos más!.
Atada a sus palabras, se despidió de su amor adolescente…
Pasaron los años, y seguían viéndose desde lejos.
Se sonreían…comprendiendo, que los primeros amores difícilmente se concretan, pero jamás se olvidan …

2 comentarios:

Fibonacci dijo...

Los mecanicos tienen eso...que nuncan se olvidan y tambien la falta de valor de ciertas personas para dar el paso despues...siempre tiene que ser el hombre, que lastima y luego queremos igualdad...un besote preciosa...sabes que te quiero amiga.

* Inés * dijo...

Precioso primer amor.
Yo te aprecio y te admiro en la distancia.
¡¡Me ha encantado!!!