ANONIMAMENTE (por Anónima)


En un lago celeste vi tus ausencias

y la quietud de tus días.

Rebelde escribes tus vientos,

cálidos llegan de tu alma.

Te conviertes en tormenta y ruges,

cual león herido llamas.

Tus manos siempre están tendidas…

sosteniendo el humo de tus ansias.

Allí te veo bohemio de las letras

esperando los sueños en tu calma.

1 comentario:

Tano dijo...

Hermoso, Lía. Gracias por dejarnos esta pintura bella. Hasta la vuelta, amiga. Suerte y gracias-Tano